¿Hablamos? Reserva tu cita aquí | T. 639 712 010      

Logo Nuria Núñez. Psiquiatra

Diagnóstico del TDAH

Nuria Nuñez. TDAH - información
Nuria Nuñez. TDAH - información

TDAH son las siglas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, un título que describe de forma muy acercada en qué consiste este trastorno.

Lo primero que debes saber es que es un trastorno del neurodesarrollo, es decir, una dificultad de maduración que afecta a los neurotransmisores de 2 zonas cerebrales, la corteza prefrontal, y el sistema límbico. No lo provocan las vacunas, ni es consecuencia de ningún medicamento o estilo educacional, es un trastorno que está presente desde el nacimiento y tiene un alto componente genético, de hecho, muchos padres descubren que también tienen TDA a raíz del diagnóstico de sus hijos.

Antes de emitir un diagnóstico, tenemos que ver cuándo aparecen los síntomas, o si hay alguna circunstancia familiar o social que esté provocando alteraciones de conducta en el paciente. En caso de que lo hubiera, primero hay que corregirlas y valorar si puede haber de fondo otro tipo de patología, como un trastorno depresivo, un trastorno de ansiedad, o un trastorno del vínculo o problemas de apego.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden variar muchísimo de un paciente a otro, de ahí la dificultad en el diagnóstico. No se manifiesta igual en niños que en niñas, y hay mucha variedad según si hay o no hiperactividad.

¿Cómo se diagnostica?

A día de hoy, el diagnóstico es clínico, es decir, lo diagnostica un profesional a través de la entrevista clínica. Hablando con el paciente y con la familia  y recabando también información de otros educadores.

También podemos apoyarnos en pruebas neuropsicológicos (test), donde se valorará el cociente intelectual, el nivel atencional, y también un reporte de las impresiones de los pacientes, familiares y profesores.

¿Cuando se trata el TDAH?

Si detectamos sintomatología, hay que poner un tratamiento, que puede ser psicoterapéutico, farmacológico o ambos solapados

Aunque no haya bajo rendimiento escolar, no significa que no necesite tratamiento y podamos ignorar el diagnóstico. Cómo he explicado arriba, a veces los síntomas se manifiestan con problemas de relaciones entre iguales, o por mal comportamiento, o sigue sacando buenas notas a costa de muchísimo esfuerzo y de estar en desventaja con sus compañeros.

¿Cómo lo tratamos?

Psicoterapia: técnicas de organización, repasos de su día a día, rutinas, mindfulness, neurofeedback.

Tratamiento farmacológico: metilfenidato, atomoxetina o guanfacina son nuestras principales herramientas, ¡pero me estoy extendiendo mucho y sobre esto os contaré largo y tendido en el siguiente post!