¿Hablamos? Reserva tu cita aquí | T. 639 712 010      

Logo Nuria Núñez. Psiquiatra

La clave para ayudar en la regulación emocional de nuestros hijos: LA VENTANA DE TOLERANCIA

¿Sabes qué es la ventana de tolerancia y cómo entenderla nos ayuda a empatizar con nuestro hijos? LA VENTANA DE TOLERANCIA  ES LA CLAVE PARA ENTENDER LA REGULACIÓN EMOCIONAL Cuando abro una cajita de preguntas es súper frecuente que me encuentre varias relacionadas con la regulación emocional, cómo hacer que nuestro hijo nos entienda en plena rabieta, o cuando el adolescente está subiéndose por las paredes y no nos escucha. Como siempre, antes de daros la solución, vamos a explicar las bases de por qué pasa esto y una vez lo entendamos seguro que podemos ser más empáticos con nuestros hijos y mantener así la armonía familiar. Para entender las relación entre emociones y razonamiento, hay que conocer que de estos en el cerebro se encargan áreas diferentes ( esto no es tan simple, pero nos ayuda a comprender la parte fundamental) EMOCIONES: AMÍGDALA RAZÓN: CORTEZA PREFRONTAL Cuando la emoción es muy fuerte, se produce lo que llamamos un “secuestro amigdalar”, es decir, la amigdala toma el control y no permite a la corteza prefrontal actuar y tomar decisiones desde la razón. Bien, una vez explicado esto, vamos a otro concepto, que acuñó el psiquiatra Daniel Siegel y que representa de forma muy gráfica ese equilibrio entre amígdala y córtex prefrontal en nuestro funcionamiento en el día a día.   En nuestro día a día, los adultos funcionamos dentro de una ventana de tolerancia X, cada uno la suya. Yo dentro de mi ventana de tolerancia puedo acudir a trabajar y pasar consulta aunque esté preocupada porque la niña tiene tos, o habiendo dormido poco, o pendiente de que tengo que contestar 27 e-mails o habiendo tenido un susto conduciendo la moto. Pero, si llevo una temporada horrible sin dormir, estoY esperando el resultado de una analítica que me tiene mosqueada, la chica que me ayuda en casa no ha podido venir y encima se me ha roto la lavadora… es posible que esté irritable, ansiosa, obsesiva, que salte por cualquier cosa, y que empiece a tomar malas decisiones fruto de la emoción, ya que mi amígdala toma el control y no deja a mi corteza prefrontal trabajar. Esto es el fruto de estar por encima de mi ventana de tolerancia, es decir, HIPERACTIVADA También puede pasar lo contrario, que reciba una mala noticia inesperada, o un susto enorme por un accidente de tráfico… y me bloquee, en una respuesta primitiva por el miedo. En ese caso saldré de mi ventana de tolerancia HIPOACTIVÁNDOME, quedándome inmóvil, sin energía, sin poder comprender nada de lo que me dicen o lo que esté leyendo o estudiando… ¿Por qué os cuento todo este contexto? Siegel llamó ventana de tolerancia a la «zona de excitación óptima donde las personas somos hábiles en el manejo de emociones, incluso cuando estamos tristes y enfadados” Es decir, para poder funcionar en un equilibro entre emociones y razón o entre amígdala y córtex prefrontal, debemos estar dentro de nuestra ventana de tolerancia. En los niños, esa ventana es muy estrecha y enseguida pasan a un estado de hiperactivación que les hace inmune a nuestro razonamiento o a nuestra indicaciones. Si los padres no somos capaces de identificar ese estado, nos enfadaremos y entraremos en una espiral de violencia que sólo hará que la dinámica familiar empeore. Así que lo primero que debemos hacer es ayudarles a volver a su ventana de tolerancia, a través de la regulación emocional. ¿queréis saber cómo ayudarles a volver a su ventana de tolerancia? Os lo cuento en el próximo post!

¡Qué es la neuroplasticidad, cómo afecta a nuestras vidas y cómo podemos mejorarla!

¡Qué es la neuroplasticidad, cómo afecta a nuestras vidas y cómo podemos mejorarla! ¡Últimamente parece que sólo hago post hablando de neuroplasticidad! Y es que es un concepto que me parece apasionante y que si lo entendemos bien, nos ayuda a comprender y enlazar otro montón de conceptos súper importantes en nuestras vidas como: apego seguro, neurodesarrollo, aprendizaje, por qué funcionan los psicofármacos, la psicoterapia e incluso los fundamentos de la neuromodulación. ¡Así que se me ha ocurrido dejar de soltar minipíldoras en instagram y haceros aquí un resumen! ¿Quieres saber qué es, para qué sirve y cómo mejorar la neuroplasticidad? Lo primero que debemos tener claro es que el cerebro es un órgano compuesto mayoritariamente por neuronas, unas células que tienen un cuerpo o SOMA, una cola o AXÓN y unas espinas o DENDRITAS. Estas células llevan impulsos nerviosos a lo largo del organismo. Son las encargadas de formar todo el cableado del ser humano que nos hace capaces desde pensar, ver, oír… hasta mover el dedo gordo del pie o sentir dolor cuando nos golpeamos el codo. Y hablando de cableado… si os pido que penséis en un cable, seguro que me contáis que es un hilo largo de cobre y que está recubierto por un plástico. Sin ese plástico la electricidad no podría ir tan rápido y además nos daría un chispazo en cuanto nos acercáramos. Pues lo mismo pasa con las neuronas, pero ese plástico que rodea al cable, se llama VAINA de MIELINA, una parte básica para que haya una buena conducción nerviosa y una correcta neuroplasticidad. Ahora que ya tenéis unas nociones básicas de neuroanatomía, seguimos por la fisiología ¿Cómo se conectan las neuronas? Las neuronas se conectan entre ellas a través de SINAPSIS que ocurren al final del AXÓN ( El cable largo). En ese espacio SINÁPTICO ocurren maravillas, además de la electricidad, se intercambian neurotransmisores (serotonina, noradrenalina, dopamina…), hay factores de crecimiento, nutrientes, toxinas… (Y es en este espacio donde hacen parte de su efecto los psicofármacos). Todo ello hace que podamos pensar en escribir con el teclado del móvil y lo hagamos en microsegundos, o que caminemos sin caernos, o que aprendamos a hablar un idioma…. ¿veis por donde voy? Cuando nacemos, tenemos un número de neuronas X que viene determinado genéticamente y que funcionan de una manera concreta, esto es lo que define nuestro TEMPERAMENTO y nuestra capacidad de aprendizaje. Peeeero, aquí viene nuestro concepto estrella: ¿Qué es la neuroplasticidad? El cerebro tiene la capacidad para cambiar y adaptarse a lo largo de la vida en respuesta a la experiencia y al entorno. Esta capacidad se conoce como NEUROPLASTICIDAD.   La neuroplasticidad hace que se creen nuevas neuronas, las neuronas creen nuevas conexiones y que estas conexiones puedan recubrirse de mielina. Y todo esta cadena resulta en APRENDIZAJES.   Las neuronas son las células que posibilitan el aprendizaje. ¿Qué podemos aprender? Cuando somos bebés: Aprendemos que si lloramos nos dan de comer, nos consuelan, nos abrazan. Que somos queridos y cuidados. Además aprendemos a gatear, a caminar, a jugar, a hablar… Cuando somos niños: Aprendemos a relacionarnos con otros niños, a leer y escribir, a nadar, a jugar al fútbol, a tocar la guitarra. Cuando somos adolescentes: Aprendemos que somos diferentes a nuestros padres, a movernos en el mundo adulto, a tener un pensamiento crítico… Cuando somos adultos: Podemos aprender idiomas, hacer deporte… Y un claro ejemplo de que existe la neuroplasticidad en adultos, es el de aquellas personas que sufren un ictus y recuperar la movilidad, o los que pierden la sensibilidad en una zona de la piel y con rehabilitación la recuperan… ¡son neuronas regenerándose! ¡Y si hablamos de psiquiatría y psicología, la neuroplasticidad es la clave para que funcionen las psicoterapias, hagan efecto los psicofármacos y podamos utilizar la neuromodulación! ¿Os dais cuenta de lo importante que es este concepto? Sin la neuroplasticidad nos quedaríamos con nuestro paquete básico genético, pero con ella podemos moldear muchísimo lo que queremos ser, y todavía mejor, podemos moldear y ayudar a ser mejores a nuestros hijos.   ¡ENTONCES! ¿Cómo puedo mejorar la neuroplasticidad de mis hijos? Como ya hemos dicho, la traducción de todo esto son los aprendizajes, y para eso tenemos que ENSEÑARLES. 1. CUIDADOS EFICACES: Tanto a nivel físico como emocional. Las primeras experiencias del bebé son sensoriales : abrazos, canciones, miradas, alimento… todo esto proporcionado por las figuras de apego les enseñarán: Que el mundo es un lugar seguro Que son importantes Que son dignos de ser queridos. 2. ESTIMULACIÓN ADECUADA: Tanto intelectual como lúdica. Juego, pintura, lectura, arte, deportes, actividades en la naturaleza… que le enseñaran: Que son CAPACES de aprender cosas nuevas Que pueden disfrutar explorando y aprendiendo Que pueden resolver problemas por sí mismos. 3. RUTINAS Y ESTRUCTURAS: Para que el cerebro del niño pueda aprender tiene que saber predecir lo que va a pasar y que además la respuesta que obtiene y espera sea siempre la misma, es decir, que sea consistente. Y con esto aprenden: Que están en un ambiente seguro y estable Como no se tienen que preocupar por su seguridad, están abiertos a nuevos aprendizajes y viviendas. 4. NUTRICIÓN Y DESCANSO. Una buena alimentación y descanso son esenciales para que todas las conexiones creadas durante el día se consoliden y esos aprendizajes sean permanentes. Espero que con estas nociones hayas podido comprender este concepto que conecta tan bien lo que sucede a nivel celular y anatómico con la importancia de los cuidados básicos de nuestros hijos y con nuestra capacidad de seguir mejorando y aprendiendo como adultos.