¿Hablamos? Reserva tu cita aquí | T. 639 712 010      

Logo Nuria Núñez. Psiquiatra

¿Qué es una familia «normal»?

¿Cuáles son las etapas del ciclo vital familiar? Formación de la pareja: Cuando los futuros padres se conocen y comienzan su noviazgo. Nacimiento del primer hijo: Ya no son sólo dos, sino que aparece una nueva criatura a tambalear todo el sistema. El bebé requiere de cuidados constantes, los padres están cansados, duermen menos y se dedica menos tiempo a la pareja para centrar toda la atención en el nuevo miembro. Llegada de hermanos y crecimiento del mayor. Hay que incluir a los nuevos miembros en el sistema, nuevas normas de convivencia, adaptación a la nueva autonomía de los hijos mayores. La temida adolescencia: Hasta ahora los padres eran los héroes y referencia de los hijos, pero desde la adolescencia, empiezan un proceso de diferenciación donde tienen que demostrar que son individuos con así propia identidad. Esto se consigue a través de confrontaciones, búsqueda de saltarse los límites familiares y discusiones, que son perfectamente normales. Los hijos son adultos y abandonan el hogar. Los padres ya no tienen ese punto de unión que era la crianza y tienen que volver a encontrarse como pareja. Jubilación y llegada de los nietos.     Decía Salvador Minuchin en 1977: “La familia normal no puede ser distinguida de la anormal por la ausencia de problemas” Pero la tendencia del sistema realmente es al EQUILIBRIO, también conocido como homeostasis, por lo tanto, para poder transitar de una etapa a otra, el sistema pasara por momentos de crisis para luego encontrar un equilibrio transformado en un sistema diferente. Con mismos miembros pero con diferentes pautas de funcionamiento. Como veis, la familia es un sistema vivo, que para que funcione debe ir evolucionando y adaptándose a nuevas situaciones. Si estas crisis se resuelven con éxito y todos los miembros se consiguen adaptar, la familia seguirá funcionando adecuadamente. Si nos atascamos en alguna de estas etapas o los miembros no son capaces de adaptarse, aparecerán problemas. Un ejemplo de crisis es el paso de niñez a adolescencia. Crisis resuelta: Los padres entienden que deben adaptarse a las discusiones con los hijos y que éstas hacen que poco a poco vayan consiguiendo más autonomía y se vayan diferenciando. Una vez entendido esto, empezarán un nuevo equilibrio con la etapa de hijos adolescentes. Crisis no resuelta: Si esos padres siguen tratando a los hijos como si tuvieran 8 años, las discusiones serán intolerables y los hijos tendrán problemas de conducta graves o por el contrario, serán los hijos los que cedan y tendrán conductas infantilizadas y no acordes a su grupo de edad. El equilibrio con hijos inadaptados o con broncas continuas, lo que es disfuncional. ¿Os ha gustado este post? ¡Seguiremos hablando de terapia familiar! *Ojo, que este esquema es de 1977, actualmente existen muchos tipos de familia y puede que no se pase por todas las fases aquí descritas, pero nos ayuda a comprender los retos por los que debe pasar una familia a medida que pasan los años.